Advertencia: La siguiente publicación está escrita por un fan. Aclarado este punto, todo lo que aquí se diga debe tomarse como verdad absoluta. Fin.

2014 fue la última vez que Katy Perry se presentó en México. Tuvieron que pasar cuatro largos (larguísimos) años para que los Katycats de este país pudiéramos ver su carita toda bonita y corear sus éxitos. El pasado jueves 3 de mayo por fin pudimos estar con ella una vez más… Y esto fue lo que viví.

Los boletos se empezaron a vender desde octubre del año pasado, y la verdad, es que los precios me quitaron un poco la emoción de saber que Katy regresaba. Tenía entendido que la gira contaba con una súper producción y demás, pero lo que había que pagar por un lugar en la Arena Ciudad de México, en realidad se me hacía caro… El boleto más barato pasaba los $700, hasta hasta arriba, allá con las palomas. No se diga el paquete “super plus ++” o como sea que se llamaba, que rebasaba los $11,000. O sea, sí soy fan, ¡pero también soy pobre!

Una vez resuelto el problema del boleto, el segundo obstáculo era esperar a que llegara la fecha. Los que me conocen tuvieron que aguantarme meses hablando del concierto, aparte de mis ya comunes comentarios sobre mi amor por Perry… Pobres. (Este paréntesis simboliza el tiempo que transcurrió.)

Y el plazo se cumplió. Llegué al recinto como a las 6 de la tarde, resultaba un tanto gracioso ver como todos se alocaban cada que una camioneta polarizada pasaba por el lugar (fueron como cuatro). Como en estas situaciones es casi ley platicar con quienes tienes cerca, terminé en el chisme con el papá del chavo que estaba delante de mí, no con el chavo que era el fan (aquí me di cuenta de que ya no estoy tan joven). Así pasé un rato antes de que llegara otro Katycat con quien había quedado de verme. Todo estaba bien hasta que abrieron puertas, las filas valieron madre y empezaron los empujones… Solo para volverse a formar y que te revisaran el boleto. #PorqueMexico.

Pasó un buen rato para que pudiéramos formarnos en los torniquetes. Cuando por fin me tocó entrar, me hicieron formarme en otro lado porque mi boleto era digital. La otra fila solo imprimía boletos y tenía que volverme a formar en los torniquetes para ingresar. Hasta en el cine puedes entrar con el boleto en tu dispositivo… ¿Por qué venden boletos digitales si de todos modos los necesitarás impresos? ¡No frieguen! Después de eso hicimos una parada en la merch oficial (que anduve cazando los últimos dos tours, sin éxito) y procedimos a buscar nuestro acceso.

Según esto debíamos entrar por sótano 2, y la encargada de la entrada pedía tu boleto para dejarte pasar. Mi acceso fue denegado porque no encontraba mi pedazo de papel, así que tuve que regresar a los torniquetes para que me lo volvieran a imprimir… Ya estando en pista me di cuenta de que traía el boleto en una bolsa del pantalón que nunca revisé. #LaVida.

Dieron las 9 pm y Cyn salió a escena. Sabía de su existencia solo por las publicaciones que Katy hizo avisándonos que le abriría en las fechas mexicanas. La verdad es que me gustó mucho lo que escuché, aquí les dejo sus perfiles de streaming. Luego que terminara su acto, pasaron unos minutos y en la pantalla apareció un gran ojo, que espiaba a todos los asistentes.

Ya pasaban de las 10 y estábamos vueltos locos por que Perry saliera. De repente se apagaron las luces y el ojo desapareció, dejando ver el universo. Los ánimos se intensificaron cuando la pantalla se abrió por el centro al mismo tiempo que se cubría de humo. Cuando éste se disipó, pudimos ver a Katy montada en una estructura con forma de estrella, sobre la que descendió mientras cantaba Witness. La mujer apareció en un traje dorado con el que según yo, parecía caballero del zodiaco, y con el cabello blanco peinado hacia atrás. Ese look en particular la hacía verse más Madura, pero IguaL de hermosa que siempre (F).

Las canciones siguientes fueron Roulette y Dark Horse, las cuales dejaban ver su buena condición física, pues las interpretó en unas plataformas móviles. Como si esto fuera poco, la locura se agudizó cuando empezó a cantar Chained To The Rhythm, sus bailarines se transformaron en seres con cabeza de televisor, a los que se les unieron marionetas gigantes con la misma forma y utilizaron por primera vez la pasarela que extendía el escenario.

Mi compañero y yo apenas tuvimos tiempo de respirar entre toda la gente emocionada, cuando comenzó el segundo bloque. Teenage Dream fue el pretexto para que Katy y sus bailarinas se subieran a una base amarilla que las elevaría varios metros sobre el escenario. El vestuario colorido que traía no lo había utilizado en conciertos pasados (investigación hecha en un buen de videos de Youtube y publicaciones varias de Facebook). Una vez en tierra, procedió a presumir lo que sabía de español, incluyendo el “viva México cabrones”, y traducir las palabras Hot y Cold, para luego cantarla con flamingos gigantes bailando por todo el escenario, pasando por un fragmento de Last Friday Night y seguida de California Gurls, donde Left Shark hizo su aparición y con quien tuvo un momento muy divertido al final de la canción (la botarga de tiburón que se hiciera famosa por no saberse la coreografía en el medio tiempo del super bowl XLIX). I Kissed A Girl comenzó a sonar y la gente se prendió más. Cabe mencionar que el sábado previo (28 de abril) dicha canción cumplió 10 años de ser lanzada, y se manifestó el día del concierto con el Throw Back Thursday y el #IKAG10 en redes sociales.

El bloque tres fue el más sexy de todos, convirtiendo el escenario en un jardín con rosas y plantas carnívoras gigantes, donde fueron interpretadas Deja Vu, Tsunami, E.T., y Bon Appetit. El siguiente bloque fue el acústico (el que más estaba esperando), y lo inició con Wide Awake mientras volaba por el recinto montada en un planeta y usando un vestido brilloso. Dio un discurso sobre lo valioso que son sus fans y el apoyo que le han dado a lo largo de su carrera, al igual que la manera en que los admiradores mexicanos la hacen sentir cada que se presenta en el país, para lo que pidió que le pasaran una bandera que le vio a alguien en el público… Un momento muy emotivo para los Katycats presentes. Continuó con Into Me You See (canción que metió en lugar de Thinking Of You, mi favorita, o Save As Draft, señora canción de su último disco que también me quedé con ganas de escuchar). Cerró esta parte del show con Power.

Para el bloque 5, se cambió por un traje azul y cantó Part Of Me y Swish Swish, donde subió a un fan a jugar una reta de basketball gigante con ella. La emoción del seleccionado no lo dejó ganar, pero terminó abrazándola y sacándose selfies con Katy. Aquí los papelitos disparados eran los tickets que aparecen en la portada del single. La pantalla se abrió para que saliera una gran cabeza de león, a la vez que interpretaba Roar.

Para este momento ya todos esperábamos Firework como encore, y la gran sorpresa fue que en la pantalla apareció un video de Katy a los 15 años dando una entrevista sobre lo que esperaba de su carrera, donde resaltaba la importancia de saber que el éxito no se da de la noche a la mañana y de juntarse con las personas que creen en ti. Esto fue cortado por un beat sobre el cual sonaron los acordes de Pendulum. Nadie podía creer esto, era la primera vez en toda la gira que Perry cantaba esa canción. La pantalla se abrió para dejar ver a la cantante montada en un péndulo que avanzaría hasta el otro extremo del escenario, mientras todos cantábamos la pegajosa canción.

Ahora sí llegaba la parte final… Mientras Katy descendía del péndulo y aterrizaba en una mano gigante, sabía que era cuestión de minutos para que el concierto terminara. Había disfrutado tanto las últimas dos horas que ni siquiera sentí que pasaron. La arena retumbó mientras Firework era entonada. El show cerró con pirotecnia, papelitos y Perry desapareciendo mientras la mano gigante se cerraba.

A mi parecer, este concierto valió la pena cada día que esperé por él. La producción es asquerosamente grande, y lo más padre es la atención al detalle. Disfruté cada segundo y me llevé muchas sorpresas que como fan aprecio bastante. Aún quedan dos fechas en Monterrey (8 y 9 de mayo) y una en Guadalajara (11 de mayo), si tienes la oportunidad de ir, de verdad te recomiendo que lo hagas. Y si vas… No seas gacho, ¡Llévameeeeeeeeeeeeeeeeeee!

Por lo pronto, solo me queda esperar a que Katy saque otro disco y haga otra gira… ¿Tardará mucho?

Imágenes: Arturo Corona.